miércoles, 29 de enero de 2014

es tiempo de apañar las cepas en Cadalso…




dice el refranero español que:



El que quiera ver viña vieja convertida en moza, pódela con hoja...


Será  a finales de febrero o principios de marzo cuando considera que es el momento adecuado para podar; una vez pasados los rigores invernales las yemas ya se encuentran un tanto pujadas y no se puede demorar más la poda.

Con el invierno llega el frío, las heladas y la nieve en las cumbres cercanas. Las viñas se deshacen de las hojas que las han resguardado de los soleados días de verano para dejar que el agricultor marque el camino del año siguiente.
Aprovechando todas las horas de sol cada una de las cepas se va podando y desenredando los sarmientos que lucen desafiantes.

Días de Frío, podar y ahora tiempo de arar las viñas..



La poda es la labor más importante que el agricultor realiza para la regulación, gestión y equilibrio de la planta. Con ella controlaremos la producción de la cepa hasta encontrar el equilibrio perfecto entre plata, suelo y clima.

Y es el agricultor a través de la poda, quien educará y dará la forma a la planta durante sus tres primeros años para conseguir una adaptación plena de la viña al terreno hasta que esta alcance su madurez.
Regulará el desarrollo vegetativo frente al productivo con el fin de conseguir el equilibrio que dará como resultado una maduración perfecta.

No hay comentarios:

Publicar un comentario